Cómo Cuidar Tus Partes íntimas De La Manera Correcta

Cuidados para nuestra zona íntima

Nuestras partes íntimas es lo más sensible que tenemos en el cuerpo. Por alguna razón tenemos tanta información equivocada al respecto que muchas de nosotras están confundidas. Y otras de nosotras temen preguntar, sí, aún en pleno siglo XXI. No podemos ir por la vida dejando que cualquiera con una información diferente a la que sabemos nos convenza. Hay muchos mitos sobre el cuidado de las partes íntimas. Varios de ellos creados por las mismas empresas que venden artículos para su “cuidado” que más es lo que nos perjudica que lo que nos ayuda. Por eso hoy traemos este artículo para ti, para que aclares todas tus dudas

La higiene de tus partes íntimas es importante para tu bienestar. Para evitar molestos síntomas como picazón, irritación, enrojecimiento, entre otros. Es por esto que debemos darle el cuidado correcto. Para evitar esos molestos síntomas y hasta malos olores o infecciones. Si aún no tienes claro como deberías mantener un buen cuidado de tu zona intima continúa leyendo.

Como les comenté anteriormente. Hay muchísimos mitos sobre el cuidado de nuestras partes íntimas que nos perjudican. Estos son algunos de ellos:

  • Duchas vaginales.
  • Protectores diarios.
  • Cuidado excesivo.
  • Orinar en baños públicos.
  • Depilación perfecta.

 

Cuida tu zona íntima

Higiene de tus partes íntimas

Para protegerte de infecciones en tus partes íntimas debes seguir estos consejos.

El lavado correcto

La manera correcta de lavar tus partes íntimas siempre será de adelante hacia atrás. De esta manera evitas que gérmenes ajenos a tu zona más sensible que es la vagina se extiendan a ella. Una o dos veces al día es perfecto. Debes abrir tus labios y dejar que el agua corra, ya que en esta parte es donde se acumula la grasa, recuerda limpiar todos los pliegues. De igual manera deberías realizar esta técnica de limpieza cada vez que vayas al baño.

Mantén un pH balanceado

El pH de nuestra zona íntima es nuestro modo de defensa contra invasores externos, nuestra protección. Si el pH se ve alterado hay una puerta abierta a todo tipo de patógenos que pueden causarnos una infección. El pH de la vagina se puede alterar tras usar protectores diarios o nocturnos. Este tipo de productos son sintéticos y junto con sus aromatizantes pueden modificar tu pH. Además debemos recordar que naturalmente nuestra vagina necesita mantenerse fresca para estar saludable.

Otra manera de modificar tu pH es usando frecuentemente duchas vaginales. Debemos recordar que todo en exceso es malo. Y estas duchas pueden llegar a erradicar incluso a las bacterias buenas de nuestra vagina, las cuales contrario a lo que piensas ayudan a mantener una flora vaginal estable y libre de infecciones.

Evita el cuidado excesivo

La limpieza excesiva de tus partes íntimas es en gran medida contraproducente. Si habitualmente tu higiene íntima es con jabones en barra y excesiva lo más seguro es que ya pasaras por unas cuantas infecciones vaginales previas. Evita este tipo de jabones, lo recomendado es que uses jabones líquidos, que son un poco más suaves y no modifican el pH de tus partes íntimas ni producen irritaciones. No olvides que las duchas vaginales son parte del cuidado excesivo y además modifican tu pH vaginal.

Depilación extrema

Sabemos que el vello genital es desagradable. Pero irnos al extremo de no tener absolutamente nada es dejar a tu vagina libre ante agentes invasores. Si bien mantener tu vagina libre de vellos parece higiénico debemos dejar al menos un poco de vellos para proteger tu clítoris y uretra, que se encuentran un poco más expuestos que la parte interna de tu vagina.

Usa ropa cómoda.

Lo que más te recomendamos es usar pantalones con una entrepierna poco ajustada. Ya que esto evita que esta zona transpiren normalmente, lo que conlleva a la humedad y posterior infección. También deberías usar ropa interior de algodón, mantenerla en un lugar seco y lejos de otras prendas de ropa.

Plus

Otra cosita que te recomendamos es que, tras tener relaciones con tu pareja asees tus partes íntimas y orines. De esta manera eliminas los residuos que queden por allí. Nunca jamás debes dormir con un tampón puesto, en realidad deben cambiarse cada 4 horas. Evita utilizar esponjas o cosas parecidas sobre tus partes íntimas ya que pueden ser un nido de gérmenes.

Ten en cuenta que nuestro principal objetivo en Charlachic es mantenerte siempre bella y saludable para que encuentres tu lado chic. Y te damos estos consejos para que siempre estés segura y mantengas tu cuerpo sano. No descuides la parte más sensible de tu cuerpo ¡erradica los malos hábitos ahora!

Ayline Rivera

Soy la típica y estresada estudiante de Medicina. Amante de los animales, la naturaleza y los libros con palabras impronunciables. Para relajarme en días ocupados me gusta escribir para CharlaChic y patinar por las calles de Venezuela.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *