El Sexo Anal, ¿Qué Es y Cómo Lograrlo?

Tips para el sexo anal

La sexualidad es una parte importante de la vida. Juega un papel vital y aporta numerosos beneficios tanto en hombres como mujeres. Por lo tanto, es necesario conocerla y aprender a disfrutarla de forma plena y consciente. Así que debemos hablar de todas las prácticas que se conocen y las que están por descubrir. Por ejemplo: el sexo anal, ¿sabes en qué consiste y cómo ponerlo en práctica? ¡Nosotras en CharlaChic te lo contamos!

Sexo anal como realizarlo

¿Qué es el sexo anal?

El sexo anal es una práctica erótica que consiste en introducir un objeto o parte del cuerpo en el ano. Normalmente suelen introducirse los dedos, un juguete sexual o el pene. El producto que utilicemos para realizar esta práctica debe tener SIEMPRE un tope. Con la palabra tope quiero decir, que el extremo del juguete que se use debe tener una parte más ancha que no pueda ser introducida en el ano. De esta forma evitaremos que esta parte del cuerpo succione el producto y haya que acudir al hospital más cercano para extraerlo.

El sexo anal puede ser realizado por cualquier persona: hombre o mujer. Independientemente de su orientación. Todo el mundo que lo desee, puede disfrutar de esta práctica. Es una elección más dentro de la variedad erótica.

¿Cómo realizar el sexo anal?

Lo primero que debemos tener en cuenta antes de practicar el sexo anal es que el ano no tiene lubricación. No es como la vagina. La vagina después de una excitación adecuada puede llegar a lubricarse por sí misma, sin necesidad de un gel adicional. El ano necesita utilizar un lubricante en todo momento. Además, hay que tener en cuenta que hay dos tipos de geles principales: de agua y de silicona. El segundo es el más recomendable para esta práctica, ya que es más persistente.

Una vez tengamos esto claro, debemos prestar atención a la excitación de nuestra pareja. Para realizar el sexo anal por primera vez, tu pareja debe estar muy excitada. No se puede realizar una penetración en frío. Se necesitan una serie de prácticas y de juego previo. Por ejemplo, los besos, caricias, roces, el cuidado del ambiente, el disponer de tiempo y no ir con prisas…

El tercer lugar, cuando nuestra pareja esté excitada puede comenzarse la penetración. Lubricad un dedo abundantemente e introducir la primera falange del mismo, en el ano. A medida que se acostumbre la persona, meter un poco más y así paulatinamente. Si se siente cómoda podéis probar con un segundo dedo. No obstante, tened siempre en cuenta las peticiones de la pareja y lo que os esté diciendo en todo momento. De esta forma sabréis si lo estáis haciendo bien, si debéis parar o seguir.

Por último, dejaros llevar y sentir las sensaciones de vuestros cuerpos. La atención debe estar puesta en la parte de la pareja que es penetrada, ya que esta deberá marcar el ritmo. Es muy importante la comunicación. Deberá decir si continuar, si retomar a un paso anterior o qué hacer. Id poco a poco. En la siguiente relación erótica que tengáis pueda que no os apetezca, no es una práctica que debáis hacer cada vez que mantengáis relaciones sexuales. Y, ante todo recordad que la persona puede decidir quedarse en un paso previo y no avanzar. Respetad en todo momento su decisión y ¡disfrutad!

Raquel Graña

Soy psicóloga, sexóloga y coach educativa. Trabajo en diferentes medios de comunicación como Muy Interesante, Mía o Marie Claire. Colaboro de experta en sexualidad en Ser Padres, Mujer Hoy y ATresMedia. Me gustan los cafés a media mañana, me apasionan los animales, especialmente los gatos y soy fiel defensora de la libertad de expresión. Mi página web: www.intimasconexiones.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *